Reeducación postural y funcional

 

 

La postura se modifica si mantenemos el tiempo suficiente un estiramiento moderado. Por eso, para la reeducación postural no se requieren ejercicios bruscos ni rápidos, no hay repeticiones, sino un trabajo activo y mantenido de intensidad media-alta, en determinadas posturas, alineando correctamente y desrotando los segmentos corporales; evitando las compensaciones.

 

Todo se trabaja en un estado de calma interior y exterior, relajación y respiración profunda son esenciales. La tensión activa que se genera en el trabajo postural de estiramiento debe manejarse con la respiración diafragmática, es decir, con el movimiento amplio y generoso del centro de nuestro cuerpo.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Beatriz Gisbert Morant

Llamar

E-mail

Cómo llegar