Otras técnicas instrumentales complementarias

 

 

Electroterapia:

 

Las corrientes terapéuticas pueden servir para acelerar la recuperación de la fuerza muscular y potencian las cualidades incluso de músculos sanos.

También actuan bloqueando la trasmisión del dolor y provocando analgesia. Son agradables y bien toleradas por los pacientes, siendo un complemento perfecto en el proceso de recuperación.

Algunas aplicaciones especiales pueden producir neuromodulación y regulación de algunas fucniones corporales se explican en la sección de suelo pélvico.

 

Ultrasonido:

 

El ultrasonido que utilizamos en fisioterapia tiene efectos mecánicos y térmicos en los tejidos ricos en colágeno del organismo ( tendones, fascias, aponeurosis...). Por un lado demos provocar un efecto mecánico, micromasaje, aumentando la circulación sanguínea y rompiendo adherencias. Por otro lado podemos buscar un efecto más térmico y el calor que se produce en los tejidos aumentará su metabolismo celular y como consecuancia, favorecerá la más rápida regeneración de los tejidos dañados. Es muy útil en el tratamiento de tendinopatías, tenosinovitis, entesitis, bursitis...

 

Laser:

 

La luz laser que utilizamos en fisioterapia es de tipo Infrarojo, de media potencia. Se caracteriza por su efecto cicatricial, estimulando la regeneración de los tejidos lesionados, y por ser antinflamatorio y analgésico. Aunque sus efectos sólo alcanzan los tejidos de los planos más superficiales, muy útil para el tratamiento de heridas, cicatrices, tendinopatías y artropatías entre otros. 

 

 

Termoterapia y crioterapia

 

El calor tiene efecto analgésico, sedante, activador del riego sanguíneo y regenerador de los tejidos, pues aumenta su metabolismo. En consulta tengo varios métodos para aplicar el calor de manera superficial través de la aplicación de rayos infrarrojos, lodos y parafango, inmersiones en parafina,... o bien generamos calor en la profundidad de los tejidos cuando aplicamos ultrasonidos a dosis adecuadas.

 

El papel más importante del frio es en el tratamiento inmediato de las lesiones agudas por su efecto analgésico y antinflamatorio.

 

Vendaje neuromuscular y vendaje funcional:

 

Existen diversos tipos de vendaje terapéutico. El clásico o funcional o el novedoso vendaje neuromuscular. Cada uno tiene sus funciones específicas y aplicaciones. Dominar ambas técnicas me permite poder aplicar a cada caso el vendaje más conveniente. El funcional,  para limitar la función o el movimiento doloroso, descargar y proteger. El neuro muscular  para lograr un efecto drenente, activador, relajante o corrector.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Beatriz Gisbert Morant

Llamar

E-mail

Cómo llegar