Dolor pélvico y dolor pélvico crónico

 

 

Multitud de problemas pueden causar dolor pélvico: endometriosis, cistitis, cistitis intersticial, prostatitis, neuropatías del nervio pudendo, síndromes miofasciales, intervenciones quirúrgicas previas... Todas ellas pueden beneficiarse del tratamiento fisioterápico.

Las estrategias que utilizamos son: 

  • termoterapia
  • electroterapia
  • ultrasonidos
  • terapia manual, masaje y estiramientos
  • técnicas miofasciales
  • ejercicio terapéutico

 

Cuando el dolor no cede tras la curación de los tejidos, el dolor es crónico o persiste.  Puede llegar a condicionar completamente la vida de la persona que lo padece. En estos casos, también podemos ayudar muchísimo desde la fisioterapia y la reeducación. El objetivo será mejorar los síntomas y recuperar la calidad de vida perdida.

En este caso las estrategias serán:

  • educación respecto a la biología del dolor
  • concienciación respiratoria, muscular, relajación
  • reeducación funcional del movimiento
  • neuromodulación periférica
  • cambios conductuales
  • ejercicio terapéutico
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Beatriz Gisbert Morant

Llamar

E-mail

Cómo llegar