¿Fisioterapia y sexualidad?

 

 

Es muy importante para todas las personas vivir la sexualidad plenamente en sus diversas dimensiones: afectiva, íntima, erótica, de la propia identidad y como relación interpersonal.

 

La terapia física y la educación sexual ayudan a conocerse mejor a uno mismo y a mejorar algunas disfunciones que tienen un componente predominante físico.

 

La mujer puede padecer vaginismo, dolor durante la penetración, disminución de la sensiblidad, anorgásmia,disconfort genital dentro o fuera del acto sexual...   La fisioterapia puede normalizar la vagina y el periné, aumentar la sensiblidad, mejorar la calidad de los orgasmos, aumentar la receptividad y elasticidad de la vagina. En resumen: potenciar la satisfacción y el placer sexual.
 

En el caso del varón,  la fisioterapia puede ayudar en los problemas de erección. Al fortalecer la musculatura perineal y dar control a la pelvis, colaboramos para mejorar la calidad de la erección y prevenimos la disfunción erectil. La terapia física es útil y un complemento a tener en cuenta.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Beatriz Gisbert Morant

Llamar

E-mail

Cómo llegar